octubre 19, 2004

Superando rápidamente la pobreza

Chile avanza a pasos agigantados a superar rápidamente la pobreza. Al menos, es lo que parece estar ocurriendo en la región metropolitana, aquella extensa zona que muchos están convencidos, es todo el país. Más allá de sus límites solamente tierras y gentes accesorias, consideradas solamente al momento de recaudar, pero sin importancia alguna, al momento de distribuir. De cuando en cuando, el gobierno de turno, dispone el montaje, - en apartado rincón de esta larga y angosta faja -, de solemne reunión, "sesión de gabinete ministerial" le llaman, por supuesto con masivo despliegue de medios periodísticos. Suelen ser de corta duración, como mucho un par de horas, no es posible más "es que hay volver a Santiago, no ve que sino el país se detiene". Es el máximo esfuerzo para que se crea que hay interés por descentralizar. Mientras tanto, las regiones seguirán esperando que los recursos, las posibilidades, las oportunidades y gran parte del llamado desarrollo por fin les alcancen.


la 214 post Transantiago


Quizás se trata de una estrategia que nosotros, los seres comunes y corrientes, no alcanzamos a percibir, quizás es solo cuestión de tiempo para que la región metropolitana termine fagocitando con su crecimiento inorgánico y enfermizo a todo el resto del país. Solución definitiva. A partir de ese momento, Chile adopta una sencilla división administrativa, y se convierte en una sola gran región, una monstruosa, que lo abarca todo, sus límites se extienden ahora desde la ciudad de Arica por el norte, hasta Puerto Williams, allá en el Sur. Es la mega región metropolitana.

¿Porqué no se nos ocurrió antes?. Nunca más sufriríamos los molestos problemas generados por ciudadanos emigrando a Santiago en busca de la felicidad, obligándonos con su llegada a competir ferozmente por las oportunidades o simplemente para radicarse bajo condiciones paupérrimas, engrosando los anillos de pobreza, formados tras décadas de constante migración, al igual que en los árboles, ellos señalan la edad de la ciudad. Nunca más conflictos para resolver la cuantía de los presupuestos regionales o ásperas discusiones para acordar en que porcentaje corresponde disminuirlos este año. Lograríamos también importantes ahorros al suprimir las insoportables y costosas campañas políticas y elecciones: un solo alcalde, solamente un diputado, un senador, un intendente. Solo uno de todo. Así requerirían una pequeña oficina para sus reuniones y en una de esas, tal vez tomarían decisiones con rapidez.


la 214 post Transantiago


Quizás en una de esas productivas reuniones se tomaría la decisión de extender a todos, sin mayores trámites burocráticos, o engorrosas pseudo licitaciones, aquella solución única e inigualable, ideada y en vías de implantación, que permitirá superar de una vez por todas la pobreza en Santiago: construir modernas autopistas, - muchas de ellas -, algunas sumergidas bajo tierra, otras elevadas sobre o bajo nivel, dependiendo de lo que se desea ocultar a la visión, o también, en una demostración de arrojada ingeniería, ocupando el lecho de algún río, cuya tranquilidad será en algún momento sorpresivamente interrumpida, para comprobar que en tiempo geológico, aquella aparente tranquilidad duró tan solo centésimas de segundos.


Las empresas concesionarias se preparan, lanzan campañas para que los usuarios adquieran pronto aquel dispositivo que permitirá el cobro automático, gentilmente al principio, ofreciendo generosos descuentos a los primeros clientes en adquirir el pase electrónico, con veladas amenazas después, garantizando las penas del infierno a los infractores. El objetivo del artilugio que debe adherirse al parabrisas, que reemplaza definitivamente a las antiguas plazas de peaje, es permitir que los automóviles jamás dejen de avanzar, por ningún motivo detenerse. Se garantiza así que no ocurrirán detenciones de cualquier índole, y se protegerá al feliz usuario para que no sufra una parada imprevista y quede peligrosamente expuesto a observar y tomar conciencia de su entorno. Grandes rejas y muros de concreto intentarán mantener protegida la integridad, por supuesto la concesionaria no será en absoluto responsable por fallos en la seguridad.


la 214 post Transantiago


En cosa de breves minutos entonces, superaremos la pobreza, cómodamente sentados en nuestros automóviles, a gran velocidad y gracias al pago de conveniente tarifa, cruzaremos las barriadas más pobres de Santiago. Nunca nos enteraremos siquiera que existen, e ignoraremos que la misma y moderna autopista por la que ahora transitamos, fué construida a través de ella, por supuesto con bajísimos costos de expropiación.

Finalmente constituirán símbolo permanente de la inequidad. Perfectas e higiénicas incisiones abriendo el cuerpo de las zonas pobres de nuestra región metropolitana. Pueda ser que alguna vez, sea posible detenerse a contemplar lo que hay más allá de ellas, cuando el chorreo a que se refieren los modelos económicos, haya alcanzado definitivamente a todas las personas.

Por ahora, tengamos presente que al momento de ingresar a la vía, el TAG no impedirá sentir como el corazón se nos aprieta, es la vergüenza de sabernos conocedores de lo que hay más allá de la autopista.

3 Comments:

At 5:45 p.m., Anonymous Anónimo said...

Hola Jorge, soy "La" Karen Moreno escribiendo desde USA, desde la mismisima Capital Washington DC, donde he estado ya mas de 9 meses. He querido comentar varias veces a cerca de los temas que tocas... pero claro, me faltan horas y manos. Ahora quisiera tocar un pequenio resumen del pensamiento relacionado a este gran desarrollo de carreteras en Santiago...
La semana pasada se realizo el debate entre Kerry y Bush, lo vi de principio a fin incluyendo comentarios de las diversas cadenas de TV (y sin traduccion)... yo estaba en un motel en Chinle - Arizona, ciudad poblada principalmente por indios Navajos y muy cercana a Chelly Canyon National Park, tras haber pasado por varios parques Nacionales en Utah, Colorado y Arizona...incluyendo la llegada al aeropuerto de "Las Vegas" en Nevada.
Este fue un transecto de 2 semanas de extremos increibles. El despliegue de Las Vegas con sus shows gratuitos plagados de los efectos especiales exquisitos y llenos de energia (lease luz, electricidad...etc) al contrastante Chinle... que se puede destacar de alli?: 3 correcionales para ninios indigenas, basura, perros muertos... no casas sino cuartuchos.
Escucho entonces el comentario de Bush..." La forma de evitar el terrorismo y de sentirse mas seguros es repartir libertad y democracia en todo el mundo...por eso es importante Irak"... y para mis adentros escucho algo ligeramente diferente : obliguemos a todo el mundo a tener la misma economia, a hacer pobres a los mas pobres, a hacer ricos a los mas ricos, a vivir por el petroleo (sino que harian con los autos que fabrican?), a competir entre nosotros sin piedad...etc... y a hacer Santiago, entre muchos otros imagen y semejanza de la ideologia gringa.
Si, es la carretera de Santiago... las mismas diferencias se ven por aca en "el pais mas poderoso del mundo"... digo yo... por algo sera...

Saludos a Hilda y a los chicos

 
At 7:45 p.m., Blogger Gabriel said...

Hola Jorge; que pasó que apareciste escribiendo de nuevo ? despues de largo silencio. Si, las carreteras que nos tienen tan incómodos en el Santiago de estos días, nos darán una sensación de una ciudad moderna y mas pequeña, al poder llegar mas rápido a nuestros destinos. Pero, efectivamente, nos permitirá ignorar a esos tantos pobres que quedarán mejor escondidos, tan lejos y a la vez tan cerca, mientras corremos raudos en nuestros estereofónicos y mullidos vehículos.
Bien, Jorge por poner nuestra atención en ello, y busquemos la manera de acercarnos a los pobres, a los necsiatdos; destinemos tiempo a ellos de alguna manera.

 
At 7:15 p.m., Anonymous Anónimo said...

Hola Jorge,
Mis sinceras felicitaciones por mantener tu página y hacernos disfrutar de tus agudas reflexiones y vívidas aventuras.

Para salpicar un poco los temas, te adjunto algunas ideas sobre el artículo de las autopistas y otras yerbas. Todo en buena, como siempre.
Afectuosamente
José

El mundo no es tan malo

Cada vez con más frecuencia observo situaciones que me han movido a escribir una reflexión sobre lo que el titulo de arriba reza. El mundo no es tan malo.

Esta como de moda, quejarse. Veamos algunos ejemplos. Quien no se queja de la contaminación. Todos. Nos quejamos de la globalización, de lo inhumano de la tecnología, de la depredación del bosque nativo, de la extinción de las especies animales, del ruido de las ciudades, de los edificios de vidrio y cemento, de la mala calidad de la educación, de la corrupción de los políticos, de lo deshonestidad de los empresarios, de la mala calidad de la tele, de la rutina laboral, de las autopistas, de la existencia de la pobreza. En resumen, de lo malo del mundo actual.

Artículos, editoriales, cartas y cada revista o diario que cae en nuestras manos está plagado de comentarios negativos. Escuche por un momento las posiciones de los panelistas en la televisión. Todo lo encuentran malo. Lo mismo hacen los opinólogos, los periodistas, los invitados a programas, los artistas, representantes de los trabajadores, de los empresarios, los entrevistados ocasionales del barrio alto y la clase media. Todos están de acuerdo en la mierda que es el mundo en que vivimos y cada uno aporta más antecedentes al respecto. Ni una voz disidente al respecto. Probablemente, sería mal visto y catalogado, al menos, de desubicado.

Y luego, viene la segunda parte. Identifiquemos al culpable. Y con liviandad abismante van saliendo a la pizarra, el gobierno, los políticos, los médicos, los taxistas, los estudiantes, los abogados, los empleados públicos, la municipalidad, el alcalde y cuanta persona u organización exista. Lo que si, nunca escuchará que el quejumbroso diga que parte de responsabilidad personal asume él o ella.

Tal vez los que menos se quejan son los más pobres. Los que tendrían todo el derecho para hacerlo son los que más valoran lo que tienen. Acaso no ha visto con que emoción una mujer agradece el sueño de tener una mediagua. O que este año, por primera vez no se inundó su casa pues hicieron una alcantarilla en el barrio.

No pienso, ni remotamente, que todo lo que hay sea bueno. Pero, si creo que estamos perdiendo la capacidad de valorar lo que tenemos. El viejo tema de ver el vaso medio lleno o medio vacío. Yo creo que estamos cada vez más viéndolo medio vacío. Y eso es un círculo vicioso que cada día nos trae mayor frustración y mayor infelicidad.

En todo podemos encontrar cosas buenas y malas. Las malas, sin duda, hay que arreglarlas. Las buenas hay que disfrutarlas. Personalmente, creo que en cada cosa hay muchas más cuestiones buenas que malas. Pero, hurgamos con paciencia hasta encontrar lo malo. Ahí parecemos regocijarnos de lo analítico y astuto que somos. Ahí pareciera que satisfacemos nuestro ego que nos dice, “exige, es tu derecho. No aceptes nada menos que la perfección. No importa cuan buena sea la película, reclama por que había mucha gente en la sala o porque pasaron muchos avisos. No importa cuan bueno estuvo el almuerzo y cuanto se esmeró el mozo en atenderte, reclama por que no había la gaseosa de tu marca preferida. No importa si hiciste deporte con tus amigos toda la mañana, reclama porque la ducha estaba muy caliente o muy fría, da lo mismo”. Siempre podrás encontrar algo malo si buscas con afán.

Analicemos desde un punto de vista positivo la lista de cosas que mencioné al comienzo.

Contaminación – Cada año ha habido menos preemergencias y eso que hemos puesto límites mucho más exigentes que hace 4 o 5 años atrás. Muy bueno.

Globalización – Comunicación (voz, gráfica y animada) inmediata a bajos precios con nuestros amigos y seres queridos en cualquier parte del mundo. Estupendo.

Tecnología inhumana – Avances espectaculares en medicina permiten salvar miles de vidas cada día. Maravilloso.

Depredación del bosque nativo – Trabajo para campesinos y aborígenes que de otra manera tal vez no podrían subsistir y tener una vida digna. No todo es malo.

Extinción de animales – Hoy como nunca antes, cada día hay más conciencia en todo el mundo del cuidado de nuestro mundo y muchas especies son protegidas en parques y reservaciones. Cada día mejor.

Ruido de las ciudades – Nuevas tecnologías están construyendo autos menos ruidosos. En los principales paseos de Santiago hay música ambiental. Impensable hace poco tiempo.

Edificios de vidrio y cemento – No son malos “per se”. Hoy admiramos y hacemos lo imposible por preservar las pirámides y los castillos medievales. Enormes moles de piedra sin ventanas, con pasadizos estrechos y lúgubres. Los edificios de hoy serán las maravillas arqueológicas del mañana.

Mala calidad de la educación – En chile 7 de cada 10 estudiantes universitarios son primera generación en la universidad. Nunca antes.

Corrupción de los políticos – Somos uno de los países mejor evaluados en probidad no sólo en Latinoamérica, sino que en el mundo. Envidiable.

Deshonestidad de los empresarios – No son ni más ni menos honrados que los abogados, ingenieros, carpinteros y obreros. Yo actúo honradamente y no creo ser nada especial y, por lo tanto, creo que los demás también actúan de la misma manera.

Mala calidad de la televisión – Es como un kiosko de diarios y revistas. Hay revistas de todo tipo. Ud. puede elegir lo que le guste. La televisión es igual. Ni buena ni mala.

Rutina laboral – Cada uno puede hacer de su trabajo algo especial. Recuerda la historia de los dos tipos que estaban construyendo una pared. Uno dijo: “aquí estoy poniendo ladrillos”. El otro dijo: “Estamos construyendo una Catedral”. La rutina depende de cada uno. No culpemos a los demás de nuestros problemas.

Las Autopistas – Nos permiten viajar mucho más seguros, a costos razonables y en poco tiempo. Viajar por ellas es un placer y no un suplicio.

Existencia de la pobreza – Nunca, en la historia, tantos seres humanos tuvieron acceso a medicinas, educación, agua potable, y recientemente a internet. Vamos mejorando más rápido que lo que pensabamos hace algunos años.

Tomemos como ejemplo, un país centroamericano o africano. Elíjalo Ud. En él no hay contaminación, ni interminables filas de autos de gentes que van al trabajo, tampoco sufren el ruido de las construcciones de edificios de vidrio y cemento, poca gente tiene televisión, no hay estas insufribles y antiestéticas carreteras, la rutina laboral no existe pues casi nadie tiene trabajo estable, sólo de vez en cuando un avión surca el aire con provisiones y los deja caer en algún poblado miserable.

¿Cambiaría las condiciones actuales de su país, por estas últimas?. No cree, que aún con todas las cosas deficitarias que tenemos que mejorar, estamos en un mundo que no es tan malo.

No cree que es hora de empezar a mirar y ver todas las cosas hermosas que cada día esta buena tierra nos regala. No cree que nos quejamos de puro llenos. No cree que deberíamos enseñar a nuestros hijos a apreciar el valor que hay en cada cosa. De ver, por ejemplo, que un avión es una maravilla de la capacidad del ser humano, de su intelecto, de su esfuerzo por vencer los obstáculos, de las ganas de acortar las distancias, de conquistar la naturaleza, que es la evidencia del crecimiento de un ser con un espíritu indomable, que es un reflejo del trabajo en equipo, que es la herencia del conocimiento acumulado de generación tras generación. No cree que es tiempo de verlo como el vuelo de un ave que se eleva a los cielos llevando consigo los sueños e ideales de los seres humanos cada vez que se levanta majestuoso. No cree que es tiempo de dejar de verlo como una máquina infernal. Lo mismo vale para todo lo demás, autopistas incluidas. La capacidad de ver la belleza está dentro de cada uno de nosotros y no en lo que esta fuera de nosotros.

Siento, en lo más profundo de mi corazón, que el mundo que vivimos es una maravilla. Estoy plenamente conciente de las carencias y necesidades de los más pobres y postergados de este planeta. Yo, espero estar haciendo cada día mi modesto aporte para que todos ellos puedan acceder a lo que otros tenemos. Por de pronto, no me quejo ni culpo a nadie de los problemas que veo, sino que trato de aportar de la mejor forma a solucionarlos. Enseño a mis hijos a tener una visión positiva así como un corazón sensible y una actitud solidaria y sin discriminaciones. A disfrutar cada cosa que la vida les regala y a compartir esa visión con todos quienes les rodean.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home