junio 13, 2004

Más cerca de mi Padre - A mi hijo Pablo

Cuando el águila remonta el vuelo, muy por encima de la tierra,
durante un tiempo no se ve su sombra en parte alguna;
pero ave y sombra siguen unidas.
Así sucede también con nuestras acciones:
cuando se reúnen las condiciones adecuadas,
sus efectos se ven con claridad.


Patrul Rimpoché - The Words of My Perfect Teacher



Más cerca de mi Padre


Seguramente has visto en casa, sobre aquella repisa en donde suelo dejar mis cosas, aquel grueso libro de tapa azul, bordes amarillos, y una hermosa montaña ilustrando su tapa, lo vi hace un par de días en el escaparate de una céntrica librería. La imagen de la montaña capturó de inmediato mi atención, solo después de algunos segundos de observarlo, caigo en la cuenta de su titulo, "Más cerca de mi Padre", que aparece ante mí, cuál mágica y enigmática revelación, como señalando con absoluta precisión acerca de que debería yo dialogar contigo querido hijo.


Jamling en la cumbre del Everest


"Más cerca de mi Padre", es la historia del ascenso que realizó al monte Everest el año 1996, Jamling Tenzing Norgay, hijo del célebre Sherpa, Tenzing Norgay, quién junto a Edmund Hillary se convirtieron en los primeros hombres en ascender, un 29 de Mayo de 1953, aquella, la montaña más alta de la Tierra.

Tenzing en la cumbre del Everest


Mucho más que un relato clásico de escalada, el libro relata la búsqueda de un hijo para entender algunas claves de la vida de su padre, un esfuerzo por comprender las pasiones que se movilizaban en el alma de ese hombre, que aunque cercano, estaba en muchos sentidos, también muy lejano, tal cuál nos sentimos muchas veces, - casi todos -, respecto de nuestros propios y amados padres.


"Más cerca de mi Padre", así quise sentirme siempre. Te confieso ahora, - cuando ambos empezamos a descubrirnos en una maravillosa dimensión de iguales -, que hace mucho, debí iniciar similar recorrido al de Jamling, e intentar con ahínco misma búsqueda, para lograr acercarme más al mío. Quizás aún no es tarde, y solo debo encontrar aquello que para él constituye su propia montaña, el lugar en donde se siente libre, despojado de ataduras, y feliz.

Aún cuando la vida jamás señalará cuando es el momento en que cada hijo debe asumir esa búsqueda, siento que no lo hice cuando debí y ello me aprieta el corazón. Hoy converso contigo hijo mío, dejando que sea mi propia experiencia la que tome la palabra y hable, en la esperanza que lo haga de la mejor forma que jamás lo hará.

No permitas tú que el corazón se te apriete por esta causa, y convierte la frase que da título a ese libro, en un objetivo de vida, un acto permanente ahora y no para después, cuando sea a ti que te corresponda empezar a mirar la vida hacia atrás y a reflexionar cuán cerca pudiste estar.


Tenzing padre con sus hijos


Relata Jamling en su libro, que un día debió dirigirse a su padre para exponerle su ferviente deseo por subir aquella misma montaña, "Yo escalé el Everest para que tú no tuvieses que hacerlo ¡" fue su rotundo no. Tal vez si Tenzing en vez de aquella respuesta, hubiese acogido los deseos del hijo, entendiendo que más allá del mero deseo de ascensión, había en Jamling un profundo deseo por acercarse más a su amado padre.


Así somos muchas veces nosotros, - los padres -, verdaderos y únicos responsables por crear esos muy enormes abismos que nos separan de nuestros hijos, no es otra cosa que el pesado velo que impone la adultez, casi todas las veces arrogancia y una mal entendida severidad, maldito legado a desterrar.



Te digo que no he subido ni subiré montaña alguna para que tú no tengas que hacerlo, digo más, ojalá subas las mismas, y también otras más altas, nadie puede ni podrá jamás recorrer los senderos de la vida en tu nombre, es preciso la propia experiencia, que enriquece y permite crecer.


Excursionando con Pablo, hace doce años


"Más cerca de ti, hijo", declaro yo solemnemente. Para tratar de entender todo tu radiante mundo interior, - créelo - tan semejante al que alguna vez tuve y que gracias a ti vuelvo a recordar emocionado. Para estar a tu lado cuando me necesites, y también cuando no. Para ser testigo directo de como te vas transformando en la persona que siempre quisiste ser. Para decirte que hagas caso al corazón, cuando quieras saber si aquella es la muchacha de tus sueños. Para que reclames con firmeza el derecho a escribir mi epitafio, solo tú sabrás la frase exacta. Para que sepas porque las montañas significaban tanto para mí. Para que riamos juntos, con razón o sin ella. Para saborear una taza de café en la cocina, tramando juntos con maravillosa complicidad. Para que me cuentes acerca de tus miedos, y también de tus sueños. Para que sepas los míos, esos que ya nunca se cumplirán. Para que alguna vez cuando te hayas convertido en padre, puedas decir satisfecho a tus hijos, "Estuve siempre, muy cerca de mi Padre".

6 Comments:

At 11:00 p.m., Anonymous Anónimo said...

Jorge: Entiendo y comparto la negativa de Tensing, la veo comparable a un antiguo minero del carbón a quien su hijo dijera que quiere bajar a la mina. El arriesgó su vida guiando a los suizos, después a los ingleses y no quería ver a su hijo haciendo lo mismo. ¿Cuántos sherpas han muerto y morirán en grietas, avalanchas, por edemas pulmonares o cerebrales, o lanzados al espacio por el jet stream? ¿Quiénes equipan la ruta a través del Khumbu, arman campamentos, cocinan, instalan cuerdas fijas, portean las botellas de oxígeno para el regreso, suben a rescatar y luego transportan a los apunados o congelados?. Eso es lo que Tensing imaginó, nunca pensó que su hijo iría al Everest, gracias a él, en condiciones similares a las de un sahib.
Saludos, Ermi

 
At 4:14 p.m., Anonymous Anónimo said...

Saludos Jorge por tu blog y por este artículo que me llegó al corazón,tan sincero me resultó...

Estoy con Erni,los padres siempre somos un poco egoístas con nuestros hijos:no queremos darles la libertad a la hora de decidir acciones con su vida,nos pertenecen. Pero ,por otro lado,siempre tememos que les pueda pasar lo peor,que vivan malas experiencias,pasen por los sinsabores que tal vez nosotros tuvimos que pasar,y en un acto de sobreprotección queremos apartarles de todo peligro. Nos pasa a menudo,y pocos se pueden sentir liberados de esa carga excesiva que soportamos.

 
At 10:59 a.m., Blogger jhblogger.blogspot.com said...

Hola Jorge: me llamo Juan y en estos dias (07/06) estoy leyendo "Mas cerca de mi padre".

Buscando adentrarme un poco mas encontré tu pagina y esta entrada que escribiste hace dos años para tu hijo Pablo en la que se vislumbraba una intencion sincera de estar "mas cerca de tu hijo".

En la siguiente líneas modifico tus oraciones con respeto y agradecimiento.

"Más cerca de ti, hijo", declaro. Para tratar de entender todo tu radiante mundo interior, - créelo - tan semejante al que alguna vez tuve y que gracias a ti vuelvo a recordar emocionado. Para que cuentes conmigo. Para poder ser testigo directo de tu desarrollo y tus sueños. Para decirte que hagas caso al corazón. Para que sepas porque las montañas significaban tanto para mí. Para que podamos reir juntos, con razón o sin ella. Para que puedas contarme tus miedos, y también de tus sueños. Para que puedas saber los míos, esos que ya nunca se cumplirán. Y tambien para que alguna vez cuando te hayas convertido en padre, puedas decir satisfecho "mi padre siempre buscó estar cerca de mi"



Visitaré tu página en otra oportunidad

 
At 11:50 a.m., Anonymous viagra online said...

Creo que es un libro genial lo comprare para leerlo me gustan los libros de este genero

 
At 11:45 a.m., Anonymous Anónimo said...

buy xanax online xanax orange pill - xanax withdrawal days

 
At 6:44 a.m., Anonymous Anónimo said...

http://site.ru - [url=http://site.ru]site[/url] site
site

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home